El mensaje subliminal del nuevo calzado de moda en Tu look habla


By El capricho de Marqueza.

Las hemos visto en las colecciones de alta costura de Chanel, de Celine, de Balenciaga y las vemos a todas horas por la calle.
Las deportivas y las sandalias tipo Birkenstock son la última moda para todos y para todo.





Pensadas y diseñadas para ser un calzado cómodo, para pies doloridos o que tienen que caminar mucho, las sandalias han sido el ejemplo del feismo durante años y la imagen de una turista nórdica, entrada en años y en Kilos con sus sandalias y sus calcetines siempre representó un ejemplo de lo que no se debía hacer.




Sin embargo ahora Vogue les dedica toda una galería bajo el título “ La belleza subjetiva de las icónicas sandalias alemanas se convierte en el nuevo fenómeno de moda”   y nos cuenta que  la comodidad se ha convertido en un valor en alza.





Dejando a un lado la intención de llamar la atención que es parte integrante siempre de las nuevas colecciones de moda, y la subjetividad del concepto de la belleza, que todos conocemos, hay un dato que me resulta intrigante.

Y es el de si detrás de esta nueva moda no existirá un mensaje subliminal.

Si en esta sociedad hedonista y  un poco “ pasota” que  estamos formando entre todos, esa llamada a usar calzado deportivo o extremadamente cómodo, en circunstancias y para situaciones completamente distintas de aquellas para las que fueron creadas no encubrirá en realidad otra intención.





No lo puedo evitar, pero lo que veo detrás de esta nueva moda es una llamada a vivir la relajación  en todo momento.

Una invitación a saltarnos las normas, a romper con todo protocolo o imposición y a sentirnos completamente libres y autorizados para lo que nos apetezca.




Y no me termina de gustar.




No tengo nada en contra de la comodidad, todo lo contrario, pero no creo que una fiesta de gala sea el espacio más adecuado para  hacer deporte o turismo. 

No creo que podamos dedicarnos a dar saltos o a correr los cien metros lisos en un entorno pensado para una reunión.  

Creo  firmemente que un poco de tensión es necesaria para trabajar de modo eficiente y que si nos relajamos por completo corremos el riesgo de tomarnos demasiadas confianzas.

Y ya lo dice el refrán: “ donde hay confianza, da asco”



Fotos: Vogue


No hay comentarios:

Publicar un comentario