La moda con criterio de Tu look habla

Por Rocío Pepén

Alguna vez mis amigas y yo nos hemos sentado a charlar de nuestros hábitos de compra pretéritos y ha surgido la pregunta: "¿De dónde te vestías antes de que apareciera Zara?", como si esa práctica tan cotidiana estuviese anulada o fuese un quebradero de cabeza antes de la llegada de Inditex.

Sin restar méritos a la constante y vanguardista oferta que tenemos hoy gracias al emporio que ha levantado el señor Ortegalo cierto es que siempre ha existido gente bien vestida y con estilo, aún cuando las prendas fuesen de mercadillo ambulante o de boutique de barrio.

Así como la moda asequible es un fenómeno global, hoy la información que la moda genera está disponible para todos en cualquier parte del mundo a golpe de clic. Y siguiendo con la charla entre compañeras de infancia surgió otra cuestión: "¿A través de qué medios seguíamos la moda cuando Internet aún no estaba presente en nuestras vidas?".




Nunca vi como una desventaja crecer en una isla del Caribe para poder seguir más o menos de cerca una de mis grandes pasiones. Probablemente sí lo notaba a la hora de ir a las tiendas a echar un vistazo -el centro comercial quedaba a 110 kilómetros de distancia-, así que si algo me gustaba, ya la modista del pueblo reproduciría, unas veces de manera exacta y otras con menos acierto, el vestido de mi recorte de revista. Pero más que consumir moda, me interesaba contemplar qué se llevaba, conocer quién era quién en el mundo del diseño y qué se movía en la industria.

En aquella época el periódico local no tenía cronistas ni enviados especiales a los desfiles internacionales, pero gracias a la publicación de una única fotografía de agencia del fashion show de turno, tenía la certeza de que algo que me resultaba sumamente atrayente estaba ocurriendo en alguna ciudad del mundo, ya fuera París, Milán o Nueva York. Pero exprimir un pie de foto no me bastaba. Para suplir esa necesidad lo mejor era acudir a las publicaciones extranjeras. Con un inglés poco más que incipiente, aquello había que leerlo o cuanto menos intentarlo. Así que muy pronto los términos ready to wearvelvetcatwalkgrunge o shoot, comenzaron a resultarme familiares.





Mi curiosidad era tal, que mis primas desde España, se encargaban de enviarme por correo ordinario la edición impresa del catálogo de Mango. Más bien para estar al día en tendencias y muy lejos de cualquier propósito de compra  -la primera franquicia llegaría a la isla 10 años más tarde-.




Pero si hay una fuente informativa que hizo las delicias de los amantes de la moda antes de la eclosión de la web, al menos en América, tengo que referirme a Styleel programa de moda de CNN International que estuvo en antena algo más de dos décadas. Cada sábado por la mañana, la veterana periodista Elsa Klensch entraba en nuestras casas con su sempiterna entradilla: This is Style and I'm Elsa Klensch reporting on the design worlds of fashion, beauty and decorating. Y a partir de ahí, se descubría un fantástico universo para el espectador a través de las crónicas, entrevistas y reportajes con criterio a personalidades del mundillo.




Al igual que ha ocurrido con las grandes cadenas de retail, Internet también nos ha facilitado el acceso a la moda. Quién me iba a decir años atrás que desde el mismo lugar geográfico donde empezó mi interés, tendría la oportunidad de escribir para medios especializados localizados en lugares tan dispares como Córdoba, Caracas o Madrid.

Quizás ahora haya un exceso de información, pero prevalece mi interés por aquella prensa de moda ofrecida con criterio. La misma que desprende esta web para la que acabo de estrenarme como colaboradora.

Agradezco a Lourdes Delgado, editora de Tu look habla, la invitación a participar en este espacio.


Fotos: 1/ 25mediatumblr 2/ republicofyou.com.au 3/ euskalnet.com 4/ newlantern.com












13 comentarios:

  1. Rocío, tienes toda la razón. En moda hay un antes y un después de Zara y de la ropa low cost.
    Pero eso no quiere decir que no supiéramos vestirnos y mucho menos que no nos interesara la moda.
    Ahora que intenet nos pone a mano toda la información, a veces nos encontramos abrumadas.
    Pero mejor que abunde ¿verdad?
    Encantada de tu incorporación al blog. Da gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Curra, por tan afectuosa acogida. Para mí es un auténtico placer trabajar con vosotras.
      Un abrazo,
      Rocío

      Eliminar
  2. Qué buena pinta tiene este estrenado blog! Llevas mucha razón en lo que dices.
    Para todas las que compartimos tu misma generación, antes de la llegada de internet, era muy difícil acceder a la moda, sin una inquietud por saber que se lleva en otros paises; y está claro que tu has seguido desde muy pequeña las tendencias.
    Rocío, seguiré tu blog a partir de ahora.
    Aida

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco tu comentario, Aida, Muchas gracias por la visita. Un abrazo,
    Rocío

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasó algo parecido.Me encantaba mirar las revistas.Cuando me gustaba un modelo,se lo decía a mi madre y era ella quien me lo confeccionaba.Y bien contenta que iba!!Claro está que eran otros tiempos.Había un montón de tiendas de telas y me encantaba ver aquellos colores y los tejidos.Que recuerdos!!!
    No me lío más! Enhorabuena por esta maravilla de post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Bea! Siempre digo que cuando más escasez hay,más se desarrolla la creatividad. Me ocurría algo parecido que a ti. Hace poco tuve que preguntar dónde había una tienda de telas en Madrid. Hasta que me hablaron de Pontejos.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,

      Eliminar
  5. Mi madre era modista, cosía de una revista que se llamaba Burdas, que no se si algun@s de ustedes habrán conocido,era una revista de moda, en la cual venían los patrones de la ropa que ilustraban a diferentes tallas, cosía muy bien y tenia algunas Boutiques de entonces que le mandaban copiar algún diseño en diferente talla, o algún que otro vestido de ceremonia, os puedo decir que ella se hizo su propio vestido de novia, el de sus hermanas y el el mio, todo un orgullo para mi.
    Espero tener el placer de seguir leyéndote, un beso Rocio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que conocemos el Burda! Desconozco si ahora mismo la siguen vendiendo en España, yo creo que sí. Por aquí aún circula la edición impresa en castellano. Era alemana, si no me equivoco.
      El oficio de modista aún sigue muy arraigado por Latinoamérica. Hay señoras que trabajan horas y horas frente a la máquina por muy poco y hacen verdaderas obras de arte. Qué lujo y qué orgullo contar con una madre tan artista como la tuya. Gracias por la lectura, Chari. Un abrazo,

      Eliminar
  6. Gracias a ti por tu artículo, me hizo viajar a otros tiempos, mil besos.

    ResponderEliminar
  7. Excelente articulo, gracias por publicarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida...y perdona que no me dirija por tu nombre. Me habría encantado saberlo.

      Eliminar
  8. Hola pues yo recuerdo ver por mi casa siempre revistas de patrones y en concreto el Bourda, mi madre era buena con las agujas y ella se encargaba de todo, desde vestidos a abrigos pasando por pantalones!!! desde que fuimos todos los hermanos bien pequeños, mi hermana y yo nos llevamos dos años e ibamos iguales en versión niño-niña con sendos gorritos en distinta versión, luego llegaron mis hermanas mellizas y lo mismo, el vestido de la comunión me lo hizo mi madre, hasta el bolsito!!!! desgraciadamente no heredé su habilidad.


    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Ginger!
    Definitivamente todos tenemos un don. A mí también me encantaría tener más destreza con el hilo y la aguja, como tu madre. Aunque acabo de descubrir que con el maquillaje, eres una verdadera maravilla!
    Muchas gracias por tu comentario,
    Un abrazo,

    ResponderEliminar