Las nuevas compradoras en Tu look habla



Hace unos años recuerdo haberme dado una vuelta por la milla de oro en Madrid y haber vuelto para casa encantada porque no me había gustado nada de lo que había visto.

Ropa de crochet absolutamente transparente, vestidos tan ajustados que difícilmente le podrían quedar bien a mujeres que no tuvieran un cuerpo escultural, escotes vertiginosos…


Era el momento del pelotazo y en la escena financiera buena parte de los grandes ejecutivos acababan de cambiar su mujer de toda la vida por una joven impresionante.

Ellas eran las nuevas compradoras de la moda de los grandes diseñadores. Chicas que pasaban buena parte de su tiempo machacándose en los gimnasios  para resultar mujeres 10 y que querían que ese esfuerzo luciera más allá de la intimidad.






Miro la nueva moda y las tendencias que se reflejan en las pasarelas y me doy cuenta de que las nuevas compradoras son las mujeres de los también nuevos ricos de los países emergentes.


Desde los mafiosos rusos a los millonarios asiáticos pasando por los consabidos productores de petróleo, las clientas de los modistos ya no son las señoras de antes que querían por encima de todo ser elegantes.




A las nuevas clientas les encanta la extravagancia y que se note claramente que tienen dinero.

Quizá por eso proliferan los brillos, la opulencia y lo llamativo, frente a la discreción de antaño cuando una de las reglas de oro era que la ostentación era sinónimo de mal gusto.





Las demás acabamos por ir detrás de ellas porque nos terminamos por adaptar a lo que nos enseñan y porque gracias a los pases magistrales que hacen las actrices y modelos en todos los “saraos” y festivales que nos muestran las revistas, esos modelos terminan por parecernos apetecibles.




En lo que a mí respecta, trato de conservar la cabeza fría y no dejarme llevar por lo que me meten por los ojos.


Aunque eso sí,  la tendencia de este año de volver a la estética de los cincuenta que se vio en la última gala Met y que tanto le gusta a las chicas de la “ Armada Rusa” me encanta, así que me la pongo feliz en versión “low cost”


5 comentarios:

  1. Que gran verdad, creo que ninguna de nosotras debe nunca obviar sus gustos y la ropa que la favores en pro de seguir a ciegas cualquier tendencia. Porque además de perder elegancia, sobre todo se pierde en esencia personal, que es lo mas bonito de la moda, ver los enfoques diferentes que cada persona ofrece.
    http://blogbellepoque.blogspot.com.es/2014/05/con-lentejuelas-y-en-la-playa.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, mil gracias por comentar, se me había pasado el darme una vuelta por aquí.
      Tienes toda la razón, ser fiel al propio gusto y al estilo que nso va es lo mejor para sentirnos nosotras mismas.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy buen post, Lourdes!
    Es cierto que a veces parece que la elegancia precisamente "no está de moda"...!!!

    un saludo,
    @ainamagina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aian, ahora lo importante es ser trendy, o cool, o como mucho chic y con estilo.
      Pero la elegancia es algo que se ha perdido, en buena medida, quizá porque hace falta algo más que fachada.
      Mil gracias por comentar.

      Eliminar