Esas pequeñas cosas

Por Beatriz Fernández
Observar, o quizá admirar la puesta de sol o simplemente disfrutar del paisaje, sentada/o en la arena, a la orilla del mar o en aquel banco del paseo marítimo mientras sopla esa pequeña brisa marina, o entre infinitas montañas,viendo como el cielo se torna cada vez más rojo,naranja y amarillo,recordando esos momentos dorados vividos en el verano,creo que no tiene precio.



Noches de fiesta y días de puro relax,sea en la montaña o al lado del mar, en nuestra localidad de origen o lejos de ella,no muchos pueden presumir de un verano así.
Tardes de sol,de playa o simplemente sentarse en una terraza a tomar un café,un refresco o una gran merienda,mientras reímos y sentimos los aires de un verano mágico.




Una gran merienda en el Sweet Place de A Coruña.Os lo recomiendo.
Cuidades o pueblos,que nos hacen ver la vida distinta,sentimientos que se encuentran e ilusiones que se viven como si fueran únicas.No hace falta irse muy lejos para vivir todo esto,porque son esas pequeñas cosas,las que nos ayudan muchas veces a ver la vida de diferente manera,a disfrutarla como tiene que ser.
Iglesia de Santa María de Cambre

Negreira(A Coruña)
Así es el verano,vida,paseos,reencuentros,reflexiones y por supuesto mucha moda.Moda para irnos de viaje,para ir a la playa o al campo,para sentirse único/a y para vivir el momento siendo nosotros mismos,como más nos gusta.

Fotos:Propias

4 comentarios:

  1. Qué gran verdad! Es importantisimo saber disfrutar de los pequeños momentos de cada día. A veces buscamos la felicidad en otro sitio, en el pasado o en el futuro y no vemos que cada día es irrepetible y, por lo tanto, valiosisimo.Cada uno con lo que tiene vivir de la mejor manera!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bea, siempre nos haces caer en la cuenta de lo bueno.

    Lourdes

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué guapa está Sofía y que vestido ¡¡¡tan ideal!!!

    ResponderEliminar